........

IGLESIA CATEDRAL
SAN JOSE
ANTOFAGASTA





CATEDRAL DE ANTOFAGASTA

En los inicios del poblamiento de Antofagasta existió sólo una modesta capilla en el mismo lugar donde hoy se encuentra la catedral, construída en madera de laurel, caña de Guayaquil y totora, y una torre con dos pequeñas campanas, a cuya inauguración asistió el cura de Cobija, Juan José Pizarro Mendoza, quien luego “entre 1871 y 1872 estableció la Vice-Parroquia de San José de Antofagasta” (www.iglesiadeantofagasta.cl)

Siendo este el único padre en la costa y los pocos servicios religiosos que habían, los habitantes de Antofagasta llevaron sus quejas a La Paz. Decía un periódico de la capital boliviana: “Sin embargo de ser este puerto tan productor, no tenemos más que un sacerdote, en esta población tan crecida” (5 oct. 1873, en “Episodios de la Vida Regional”, Juan Recabarren Rojas, Corporación Pro Antofagasta y UC del Norte 2002).

La creación del municipio de Antofagasta en enero de 1872 permitió que los deseos de los habitantes, de una iglesia y de un sacerdote para el pueblo, fueran escuchados, y el vicepárroco David Díaz obtuvo el 7 de marzo ayuda pública y la formación de una junta para la construcción de una iglesia (“Episodios de la Vida Regional”, Juan Recabarren Rojas, Corporación Pro Antofagasta y UC del Norte 2002).

Hasta mayo de 1873 el nuevo templo no presentaba avances y los terrenos destinados para su construcción comenzaron a ser ocupados por inmigrantes. Desalojados estos y aumentados los recursos económicos, se concluyó una iglesia de madera y fierro en 1874. Pero el pueblo con más de 5 mil habitantes debió construir un nuevo templo gracias a los aportes de familias relacionadas con la mina de Caracoles (www.iglesiadeantofagasta.cl).

El 13 de febrero de 1874 informaba el Inspector Fiscal al Gobierno de Bolivia: “Entre las necesidades es la más imperiosa la de un párroco. Una población tan numerosa, y toda ella católica, que se ha afanado por construír un templo...” Y el Ministrio de Culto escribía al Arzobispo de La Paz (10 abr. 1874): “Los reclamos que han llegado al Gobierno haciendo constar la necesidad de proveer de párrocos a la Iglesia de esas remotas regiones, son un nuevo motivo para interesarse...” Por lo que se dispuso que el cura Pizarro Mendoza de Cobija se hiciera cargo de la Iglesia de Antofagasta hasta 1879, enviando otro sacerdote a Mejillones (“Narraciones Históricas de Antofagasta”, Isaac Arce, 1930 (1997)).

Tiempo después se comenzó a reedificador una iglesia de mayor tamaño, en la que contribuyeron comerciantes, empresas y vecinos de la ciudad, y hasta familias de Santiago, sin que el Gobierno de Bolivia ayudase sino hasta a partir de marzo de 1876. Mientras se realizaban los trabajos, los servicos religiosos se desarrollaban en una casa de propiedad del coronel Luis Valdivieso, Jefe de Guarnición, en calles Latorre y Condell, donde hoy se encuentra la Relojería Suiza (“Narraciones Históricas de Antofagasta”, Isaac Arce, 1930 (1997)).

Cuando Antofagasta fue ocupada por el ejército chileno en 1879, el párroco Juan Pizarro se fue al Perú, quedando el servicio religioso a cargo de los capellanes militares Monseñor Florencio Fontesilla, del sacerdote Ruperto Marchant y de los padres jesuitas Carlos Infante y Simón Sanmartí ( www.iglesiadeantofagasta.cl / * (1) Florencio Fontesilla aparece como Monseñor y presbítero en la reseña de www.iglesiadeantofagasta.cl, y aparece como sacerdote llegado a Antofagasta en 1883, en “Episodios de la Vida Regional”, Juan Recabarren Rojas, Corporación Pro Antofagasta y UC del Norte 2002”: “Las ceremonias religiosas continuaron en una escuela pública hasta 1883, año en que llegaron a la ciudad los sacerdotes Florencio Fontecilla y Luis Silva Lezaeta, cuyo primer trabajo fue visitar al Gobernador del Litoral Norte e indicarle la necesidad de construir una iglesia”.).

En vísperas del día de La Purísima del 7 de diciembre de 1880, mientras se desarrollaba la Guerra del Pacífico, las campanas anunciaron un incendio en el sector de la Recova, que avivado por el viento y la falta de agua, arrasaron toda la manzana, por las calles Latorre, Sucre y Prat, destruyendo viviendas y completamente la iglesia, logrando ser rescatados documentación e imaginería del templo (“Episodios de la Vida Regional”, Juan Recabarren Rojas, Corporación Pro Antofagasta y UC del Norte 2002). Este siniestro fue comprobado como intencional y se indicó como autor de él a una persona de figuración, que ocupó aquí algunos puestos públicos de importancia (“Narraciones Históricas de Antofagasta”, Isaac Arce, 1930 (1997)).

En marzo de 1883, bajo la administración del presbítero Florencio Fontecilla *(1) y su secretario Luis Silva Lezaeta, se comenzó a construir un nuevo templo. Esta iglesia tenía tres naves y una torre de 40 mts. de altura, con un gran reloj y dos campanas denominadas Florencio Fontecilla y Carlos Infante, en recuerdo de esos pioneros de la Iglesia antofagastina (www.iglesiadeantofagasta.cl). El templo fue concluído en 1887 (“Narraciones Históricas de Antofagasta”, Isaac Arce, 1930 (1997)).

El 15 de noviembre de 1906 un nuevo incendio consumió todo el templo. 

El incendio comenzado a las 5 de la mañana destruyó la manzana más valiosa de la ciudad, en la que se hallaban importantes locales comerciales, el Club de La Unión y la iglesia. Destacando “la dificultosa labor de bomberos por la falta de agua” y “la labor de Carabineros en el rescate de los bienes muebles dañados y el control de la depredación de los malhechores que pululan por la ciudad”. La primera misa luego del siniestro se efectuó en un altar levantado en la Plaza Colón a cargo del Vicario Silva Lezaeta, a la que concurrió el Batallón Esmeralda y gran cantidad de fieles. Las ceremonias religosas continuaron en un galpón de calamina construído en el terreno limpiado de escombros de la destruída iglesia. Las damas de Antofagasta formaron comisiones para solicitar erogaciones para la reedificación del templo. (Revistas Zig Zag, N.92, noviembre de 1906; y N.95, diciembre de 1906)

En el mismo lugar del incendiado templo se fue construyendo el gran esqueleto de la actual catedral en hierro, piedra y cemento, construcción dirigida por el arquitecto Miguel Zamora y el albañil Juan Barbará. El gran esqueleto de acero fue fabricado en los talleres de Santiago Orchard. La obra quedó concluida el 15 de septiembre de 1917 y se instituía como Parroquia de San José (www.iglesiadeantofagasta.cl / * (2) en “Narraciones Históricas de Antofagasta”, Isaac Arce, 1930 (1997) aparecen otros datos: “El 15 de noviembre de 1907 el Vicario Silva Lezaeta colocó solemnemente el primer machón de acero del nuevo templo vicarial, que sólo pudo teminarse el 15 de septiembre de 1917, en acero y cemento, y bajo los planos del arquitecto Doyer”).

Hasta 1881 hubieron varios sacerdotes jesuítas a cargo del servicio. Entre 1881 y 1883 fue cura párroco Eduardo Benavides. Entre 1883 y  1886 Florencio Fontecilla actuó como Vicario de Antofagasta. Entre 1886 y 1896 Luis Silva Lezaeta fue Vicario de la ciudad. Y por el 1900 llegaron a la zona varios sacerdotes franceses que trabajaron en las zonas de Calama y San Pedro de Atacama. (“Narraciones Históricas de Antofagasta”, Isaac Arce, 1930 (1997)).

Otro episodio de la historia de la iglesia de Antofagasta se relacionó con la vida de la ciudad y la autoridad política, y en dos oportunidades la autoridad eclesial debió actuar duramente. 
Una debido a las distintas celebraciones que efectuaba la población frente a la iglesia, principalmente en la Plaza Colón, con bailes, juergas, situaciones inmorales, borracheras y hasta crimenes, que motivaron a Moseñor Silva Lezaeta a efectuar gestiones ante el alcalde para que estas se realizaran en otro lugar. Y la segunda fue en 1905, cuando la iglesia tuvo que recurrir ante el Tribunal de Tacna para hacer valer la ley frente a las condiciones de salubridad de la población con la aparición de la viruela y la peste bubónica (“Narraciones Históricas de Antofagasta”, Isaac Arce, 1930 (1997)).

En 1928 Monseñor Silva Lezaeta trae una nueva campana desde la iglesia de Gatico (“Narraciones Históricas de Antofagasta”, Isaac Arce, 1930 (1997)).

El 5 de mayo de 1928 asume como obispo de Antofagasta Monseñor Luis Silva Lezaeta (www.iglesiadeantofagasta.cl).

El 3 de febrero de 1929 la parroquia fue nombrada cabeza del Obispado de Antofagasta, transformándose en Iglesia Catedral y Diócesis con jurisdicción sobre Tocopilla, Calama y Taltal.

En 1934 asume como obispo Monseñor Alfredo Cifuentes Gómez, quien administra el obispado en tiempo de la crisis salitrera.

En 1943 es nombrado obispo Monseñor Arturo Mery Beckdorf.

(ADAPTACION Y CORRECCION DE: WALTER FORAL LIEBSCH, julio 2013 / FUENTES: www.iglesiadeantofagasta.cl,Narraciones Históricas de Antofagasta”, Isaac Arce, 1930 (1997) y “Episodios de la Vida Regional”, Juan Recabarren Rojas, Corporación Pro Antofagasta y UC del Norte 2002)

UBICACION: calle San Martín frente a la Plaza Colón, entre calles Prat y Sucre.

FIESTAS RELIGIOSAS: 11 de febrero Virgen de Lourdes, la Tirana Chica a fines del mes de julio, 8 de diciembre fin del Mes de María (DE: "Folclor Religioso Chileno", Oreste Plath, 1996).




(FOTO DE: www.chiledel1900.blogspot.com)

 
 (FOTO DE: El Mercurio de Antofagasta)












  














  


   





















 (FOTOGRAFIAS DE 2012)




















































































(FOTOGRAFIAS DE 2014)



 
(FOTOS ANTIGUAS DE: “Narraciones Históricas de Antofagasta”, Isaac Arce, 1930 (1997))


 (FOTO ANTIGUA DE: Chiledel1900.blogspot.com)



(POSTALES DE: ChileCollector.com)








(FOTOS ANTIGUAS DE: Chiledel1900.blogspot.com)



 (DOCUMENTO DE: Revista Zig Zag, N.92, noviembre de 1906)



 (DOCUMENTO DE: Revista Zig Zag, N.95, diciembre de 1906)



(FOTOS DE: Revista Zig Zag, N.250, dic. 1909)



Antofagasta después del gran incendio (POSTAL DE: Simbolos Patrios.cl)



(DOCUMENTO DE: Revista En Viaje, N.152, junio 1945)



CONSULTAR

- Vitrales de la Catedral de Antofagasta