........

IGLESIA SANTUARIO
NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE
AYQUINA







1930


1940


1950

(FOTOGRAFIAS DE: www.santuariodeayquina.com)



NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE DE AYQUINA

Historias de la Virgen

1- Cuenta la historia de una señora que estaba muy enferma y vivían en la quebrada de Ayquina. Un día mandó a su niño a buscar un remedio en el campo de Turi, pues sabía de la existencia de una hierba que la curaría. El niño, a poca distancia de allí, en el camino se encontró con una señora muy bonita. Esta señora sacó de su manto una hierba y se la dió. Después desapareció. 

El niño tomó la hierba y la llevó a su casa. La madre tomó el remedio y al poco tiempo mejoró, entonces le preguntó qué remedio era lo que le había traído. Contó el niño de la señora que se lo había dado.

La madre relató la historia a sus vecinos y todos fueron con el niño al sitio donde se había encontrado con la señora, porque decían que tenía que ser la Virgen Santísima. El niño indicó el lugar y dijo : “Aquí no más”. Por eso el lugar se llama "Ayquina"; y al mismo tiempo hicieron una capilla a la Virgen.

2- Había un niño que pastoreaba los corderos de sus padres en los campos de Ayquina. Un día vino una señora muy bonita y se puso a jugar con el niño. Pero los corderos se le desparramaron por todas partes y se le hizo tarde. Cuando llegó a su casa sus padres lo retaron. Al otro día pasó lo mismo, y todos los días, aunque sus padres lo castigaban, llegaba tarde a su casa, decía que los corderos se le desparramaban y que le hacían andar mucho.

Un día el padre salió al campo detrás del niño para ver qué hacía y vió que su hijo jugaba con un niño que salió de un árbol. Se acercó para retarlo, pero de pronto vió a su hijo solo, porque el niñito había desaparecido y no lo volvió a ver. Se extrañó mucho y preguntó a su hijo quién era el niño con quien estaba jugando, pero éste le respondió que no sabía. El hombre se acercó al árbol de donde lo había visto salir y encontró escondida una imagen de la Virgen con el niño. Llegó también la gente de Turi y reconocieron que era la misma imagen de la Virgen de su iglesia que se había perdido por mucho tiempo. Entonces, en andas se la llevaron a su iglesia. Pero cada noche la Virgen volvía al árbol donde la habían encontrado. Al fin la gente de Turi se conformó y allá mismo en el lugar que fue hallada construyeron una capilla, porque sabían que la Virgen quería estar en ese lugar, y es donde ahora está el templo en el pueblo de Ayquina.

(CORREGIDO DE: www.iglesia.cl/especiales/santuarios)


LA VIRGEN DE GUADALUPE DE AYQUINA

El 12 de diciembre de 1646 marca el día de la primera aparición que no se sabe cuántas veces se repitió ni en qué fechas precisas. 

Aún cuando la tradición indica que se vuelve a aparecer cada año el día de su festividad, que se celebra, por lo menos desde el siglo XVIII, el día 8 de septiembre. 

Ayquina es un oasis ubicado a orillas del desierto de Atacama, el más árido del planeta, a 75 kilómetros de la ciudad de Calama. 

En Ayquina el Carnaval de la Virgen se ha hecho legendario. Y la aparición premeditada de la Virgen en Su sombra agrandándose en las arenas más secas doradas, alguna vez, debe verse. 

Ayquina es un poblado que permanece casi abandonado todo el año (80 vecinos en 1992), pero a comienzos de septiembre llegan miles de personas (unas 50.000 en 1995): quienes desde diversos lugares de Chile, Perú, Bolivia y Argentina acuden a celebrar la aparición milagrosa de una bella señora pequeñita, que se transformó en estatua para cuidar a los pocos del pueblo...

El día 8 de septiembre, a 3.000 metros de altura, envuelto entre el desierto y los altos Andes, Ayquina amanece en un solo baile religioso, que interpretan los disfrazados según sus razas,... para saludar a la Virgen que allí se venera.

(EXTRAIDO DE: www.santuariodeayquina.com)

UBICACION: Valle del Rio Salado, 3.000 msnm., 82 kms. de Calama por Ruta 21 vía Chiu Chiu, y 40 kms. de Chiu Chiu desvío Ayquina-Caspana-Toconce.
















































































FIESTA DE LA VIRGEN DE GUADALUPE 2014
(fotografías de WFL, 6 y 7 de sep. 2014)

















































AYQUINA, EL PUEBLO

No existe documentación respecto a la fecha oficial de la fundación del pueblo de
Ayquina, pero se establece que concuerda con el tiempo en que se erigió la primera
capilla donde permaneció la imagen de la Virgen de Guadalupe encontrada por los padres
del niño Casimiro Saire después del 8 de septiembre de 1879.

Su población de aproximadamente 60 habitantes, varía con frecuencia ya que por razones
de trabajo los hombres deben estar lejos y los jóvenes viajan a las ciudades a estudiar.

Este pueblo, Santuario de veneración a la Patrona de El Loa se encuentra en la quebrada
superior que baja al Río Salado y su lecho está a unos 100 metros de profundidad desde
la superficie a una distancia de casi 82 kilómetros de Calama en una altura cercana a los
3.000 metros sobre el nivel del mar.

La agricultura y el pastoreo de animales es la principal actividad de quienes permanecen
en el pueblo. Disfrutan de agua en abundancia pues tienen varias vertientes de agua
dulce que a su vez provienen de las laderas al norte del sector arriba de las terrazas
agrícolas en el cañón hidrográfico del Río Salado. También cuentan con agua potable la
que reciben a través de cañerías. Siembran y cosechan maíz, trigo, zanahorias, algunas
hortalizas y alfalfa. Crían en cantidad menor ovejas, cabras y llamas con las que se
abastecen de carne, ropa y hasta transporte.

FIESTA DE LA VIRGEN

El día 8 de septiembre se le rinde culto y celebración a nuestra Sra. la Virgen de
Guadalupe de Ayquina en la mayor fiesta religiosa de la Región que reúne a cerca de
cincuenta cofradías. 

Se comienza a celebrar el día de la víspera con la espera del alba, el día de la fiesta
con misa y procesión hacia el calvario.
Miles de devotos concurrentes llegan al pueblo en diferentes medios de transporte,
cientos de ellos a pie luego de haber caminado más de 80 kilómetros desde Calama. 

La segunda fiesta de importancia que se celebra en este pueblo se realiza el 12 de diciembre. 

(FUENTE: www.santuariodeayquina.com)


LA NATIVIDAD DE LA VIRGEN MARÍA

El día 8 de septiembre de cada año, la Iglesia celebra la fiesta de la Natividad de María.
Dice una antigua tradición, que la Virgen Madre de Dios nació en Jerusalén, junto a la piscina de Bezatha. 

La Liturgia Oriental celebra su nacimiento cantando poéticamente que este día es el preludio 
de la alegría universal, en el que han comenzado a soplar los vientos que anuncian la salvación. 
Por eso nuestra liturgia nos invita a celebrar con alegría el nacimiento de María,
pues de ella nació el sol de justicia, Cristo Nuestro Señor.

Hoy nace una clara estrella,
tan divina y celestial,
que, con ser estrella, es tal,
que el mismo Sol nace de ella.

En la plenitud de los tiempos, María se convirtió en el vehículo de la eterna fidelidad de
Dios. Hoy celebramos el aniversario de su nacimiento como una nueva manifestación
de esa fidelidad de Dios con los hombres.

EL EVANGELIO

Nada nos dice el Nuevo Testamento sobre el nacimiento de María. Ni siquiera nos da la
fecha o el nombre de sus padres, aunque según la leyenda se llamaban Joaquín y Ana.

Con este nacimiento celebramos la fidelidad de Dios. 

“Sabemos que a los que aman a Dios todo les sirve para el bien” (Romanos 8, 28). 

... Todo lo que sabemos de su nacimiento es legendario y se encuentra en el evangelio
apócrifo de Santiago, según el cual Ana, su madre, se casó con un propietario rural
llamado Joaquín, galileo de Nazaret. Su nombre significa "el hombre a quien Dios
levanta", y, según san Epifanio, "preparación del Señor". Descendía de la familia real de
David. Llevaban ya veinte años de matrimonio y el hijo tan ansiado no llegaba. Los
hebreos consideraban la esterilidad como un oprobio y un castigo del cielo. Eran los
tales menospreciados y en la calle se les negaba el saludo. En el templo, Joaquín oía
murmurar sobre ellos, como indignos de entrar en la casa de Dios. Esta conducta se ve
celebrada en Mallorca, en una montaña que se llama Randa, donde existe una iglesia
con una capilla dedicada a la Virgen. En los azulejos que cubren las paredes,
antiquísimos, el Sumo Sacerdote riñe con el gesto a San Joaquín, esposo de Santa Ana,
quien, sumiso y resignado, parece decir: "No puede ser, no he podido tener hijos".

Sabemos que su esterilidad dará paso a María. 

Joaquín, muy dolorido, se retira al desierto, para obtener con penitencias y 
oraciones la ansiada paternidad. Ana intensificó sus ruegos, 
implorando como otras veces la gracia de un hijo. 

... Joaquín y Ana vieron premiada su constante oración con el nacimiento de una hija singular, 
María, concebida sin pecado original, y predestinada a ser la madre de Jesucristo, el Hijo de Dios encarnado. 

De Ana y de Joaquín, oriente
de aquella estrella divina,
sale su luz clara y digna
de ser pura eternamente:
el alba más clara y bella
no le puede ser igual,
que, con ser estrella, es tal,
que el mismo Sol nace de ella.
No le iguala lumbre alguna
de cuantas bordan el cielo,
porque es el humilde suelo
de sus pies la blanca luna:
nace en el suelo tan bella
y con luz tan celestial,
que, con ser estrella, es tal,
que el mismo Sol nace de ella.

EL NACIMIENTO EL NACIMIENTO

Nace María. Nace una niña santa. Nada se nota en ella hasta que crece y comienza a
hablar, a expresar sus sentimientos, a manifestar su vida interior. A través de sus
palabras se conoce el espíritu que la anima. Se dan cuenta sus padres: esta niña es una
criatura excepcional. Se dan cuenta sus compañeras: se sienten atraídas por el
candor de la niña y, a la vez, sienten ante ella recelo, respeto reverencial. Sus padres
no saben si alegrarse o entristecerse. Para conocer lo sobrenatural hace falta tiempo y
distancia. No ha habido nunca ningún genio contemporáneo; al contrario, siempre es
considerado como un loco, un ambicioso o un soberbio.

Los niños hacen lo que ven hacer a los mayores. La niña santa no imita los defectos de
los mayores y obra según sus convicciones. Cuando nació Juan Bautista, la gente se
preguntaba "¿qué va a ser este niño?" (Lc 1,79). De María se preguntarían lo mismo.
Ella comprende que, aunque quisiera hablar de lo mucho que lleva dentro, debe callar.
Y tiene que vivir en completa soledad, de la que es un reflejo, el aislamiento del niño
que crece entre gente mayor.

María, llena de gracia, vivía como perfectísima hija de Dios, entre hombres que habían
perdido la filiación divina, habían pecado, y sentían la tentación y sus inclinaciones al
pecado...

... María no conoce el mal por experiencia, sino por infusión de Dios. No había pecado nunca...

MUJER COMPROMETIDA

Y una mujer así, ¿nos puede comprender?, ¿puede ser nuestra madre? Sí porque María
es una mujer comprometida con todo el género humano. María fue la pobre de Yahvé.
 

... Sus actitudes vitales son idénticas las de la Madre y el Hijo: en el momento decisivo de

su vida María le dice al Ángel: "Hágase en mi"... En el momento de comenzar su Hora,
Jesús dice lo mismo "Hágase". Cuando nos enseña su carné de identidad, María nos
dice que es "la esclava del Señor" Cuando Jesús nos presenta el suyo, nos dice que es
"manso y humilde de corazón". Jesús predicó las bienaventuranzas porque las había
vivido. Y las vivió porque las había visto vivir a su Madre. Por eso la quiso y la hizo
Inmaculada, porque tenía que ser su madre y su educadora en la fe.

LAS IMÁGENES

En algunas imágenes aparece Santa Ana sentada como una auténtica abuela. Tiene en
sus rodillas a María, quien con una apariencia muy maternal, tiene en las suyas al niño
Jesús. Tres generaciones, sentada cada una en las rodillas de la otra. Gracias, Dios
nuestro, por esta dimensión tan humana de la fe católica. Esforcémonos por vivir como
María, niña, adolescente, novia limpia, madre cariñosa y solícita, trabajadora, paciente
en la pobreza, en las persecuciones y humillaciones, en las adversidades. Educadora
con la palabra y la vida de su hijo, de sus hijos, que somos todos. Así seremos motivo
de consuelo y de gozo para “quien nos predestinó, nos llamó, nos predestinó, justificó,
glorificó” (Romanos 8, 24).

(RESUMIDO DE: www.santuariodeayquina.com, 
Jesús Martí Ballester)


(DOCUMENTO DE: Revista En Viaje, N.212, junio 1951)